Giovanni Battista Podestà

Italia, 1895 – 1976
Las circunstancias sociales y políticas de la primera mitad del siglo XX marcaron profundamente la vida y la obra de Giovanni Battista Podestà en la medida en que gran parte de ses trabajos reflejan las incertezas, las inseguridades y los cambios que definieron ese período. En una primera fase, Giovanni Podestà se dedicó a la pintura al óleo, representando, sobre todo, motivos religiosos y paisajes. Más tarde, comenzó a crear esculturas en bajo y alto relieve con recurso a varios materiales recuperados como fragmentos de espejos, papel o metal. El trabajo de Podestà está marcado por la simbología religiosa y popular y puede ser entendido como un manifiesto contra la pérdida de algunos valores espirituales en detrimento de valores materialistas que comenzaron a surgir asociados a la sociedad de consumo creciente.